TPS : El Trastorno del Procesamiento Sensorial

Se ha hablado mucho de este tema en relación al Autismo. Este término en si no es exclusivo del autismo, lo presentan también el TDAH, TOC, ASPERGER y otros trastornos del desarrollo neurodesarrollo, pero que nos explica exactamente, pues bien, según los estudios afecta las diversas conductas con respecto a los sentidos como son la vista, el olfato, el gusto, el oído, propiocepción y/o sentido vestibular/equilibrio. Algunos niños con este trastorno se sienten bombardeados por la información sensorial y la evitan. Otros, al contrario, parece que no se dieran cuenta de los estímulos que los rodean, y son indiferentes. Algunos “niños sensacionales” como se llama a quienes sufren este trastorno, tienen problemas de coordinación. A otros se les antoja tener estimulación sensorial intensa y activamente la buscan. Los síntomas varían dentro del trastorno. “Sensory Procesing Disorder Foundation”


Jean Ayres es quien acuño el término y dio paso a la formación de muchos terapeutas ocupacionales entre los que podemos destacar a Fisher, Murray, Bundy, Roley, Blanche, Schaaf, Lane y Miller, que han seguido investigando y elaborando la Teoría de la integración sensorial.


Los últimos estudios conducen a pensar que el TPS es común en la práctica totalidad de niños con autismo, pues explica conductas inexplicables como el afán y/o el gusto por el agua, o las típicas rabietas / escapismos, otras conductas son las famosas esteriotipias o sonidos guturales ( aleteos de las manos, caminar en puntillas o los balanceos).

El TPS aparece ya en el DSM-5 descrito como uno de los ítems a considerar en le diagnóstico de autismo: Hiper o hiporeactividad a los estímulos sensoriales o interés inhabitual por aspectos sensoriales del entorno (p. ej., indiferencia aparente al dolor/temperatura, respuesta adversa a sonidos o texturas específicos, olfateo o palpación excesiva de objetos, fascinación visual por las luces o el movimiento)sic DSM-5.
Referencia Bibliográfica
2016.Autismo Diario. Los desordenes sensoriales en el Autismo.

Deja un comentario