Actividades Sensoriales
       
      Duración del trabajo 45 minutos aprox
1.- Técnica del cepillado (1)

Concepto:
Técnica que ha sido desarrollada por Patricia Wilbarger que no solamente consiste en cepillar ciertas partes del cuerpo como son los brazos, piernas, espalda etc… sino en la comprensión de las articulaciones.
Para esto se requiere de un cepillo especial de tipo quirúrgico que se usan en los hospitales para lavar las heridas en los quirófanos ya que la presión del mismo debe ser lo suficientemente firme y/o fuerte para que se doblen las cerdas del cepillo y que apriete todos los receptores táctiles de la zona. A su vez no debe este cepillo arañar, hacer cosquillas o picar cuando se aplica con firmeza sobre la piel.
El cepillado debe ser rápido, moviendo el cepillo de un lado a otro por toda la zona, evitando repetir las pasadas sobre la misma área. El objetivo es cubrir una zona extensa rápidamente y seguir inmediatamente con compresión/tensión de las articulaciones. Es importante que sea uniforme y eventualmente aplicar presión profunda. Por lo tanto, se debe mantener el cepillo en posición horizontal cuando se pasa sobre la piel y continuar moviéndolo. Es mejor cepillar sobre la piel directamente. Pero puede hacerse sobre la ropa si fuera necesario aunque la efectividad no es la misma. Nunca debe “restregarse” la espalda sobre la misma área. Hacer grandes pasadas o largas, tratando de cubrir una zona amplia. Cepillar el brazo, pierna, espalda y nalgas, empezando desde arriba hacia abajo. Asegurarse de cepillar las palmas de las manos y, si es posible, la planta de los pies. Debe evitarse siempre cepillar el estómago o permitir que se cepille esta zona, porque puede crear un estado nervioso. Dejar fuera la cabeza y la cara porque éstos son espacios personales y protegidos que muchas gente no permite que se les toque bajo ninguna circunstancia. Si la persona lo hace por propia iniciativa, debe dejarse que lo haga.
Para conseguirlo, el cepillado debe ser hecho de forma rápida y sobre zonas amplias, con constante movimiento. Una vez efectuado el cepillado, hay que seguir inmediatamente con compresión. La compresión se da mediante presiones rápidas de las articulaciones de las extremidades superiores e inferiores. Es importante hacer compresión en los hombros, codos y muñecas, y también en la cadera, rodillas y tobillos. Hay que repetir el ejercicio varias veces al día. El objetivo es mantener la calma en el individuo y ayudarlo a mantenerse en la zona óptima de modulación sensorial (que es de calma y alerta, pero no sobre- excitación).

Precauciones:
                No hacer el cepillado en zonas de la piel lesionada.
       Si la piel se enrojece mientras se cepilla puede ser algún tipo de alergia  o también que se esté cepillando mucho tiempo sobre la misma área.


Consecuencias:   libera endorfinas relajando al individuo.
 
Técnica:
       Colocar  el brazo del adulto con la mano en pronación. Empezar por el dedo meñique y vaya por encima de la mano. Subir hasta el brazo y bajar de nuevo. Rotar el brazo durante el procedimiento para cepillar el costado y el lado frontal, llegando a la palma. (ambas caras).
Cepillar todo el brazo de arriba abajo. Cruce la espalda y vaya hacia ambos lados de los hombros.
                   

       Repetir el paso 1 con el otro brazo, mano y palma. 
Para trasladarse del brazo a la pierna coloque la mano del niño sobre su muslo y deslice el cepillo de la mano a la pierna. Asegúrese que se mantienen una presión firme con el cepillo al hacer la transición.
       Empezar cepillando el lado externo de la pierna. Cepillar desde la parte más alta de la pierna hasta la punta del pie y regresar. Mover el cepillo hacia la cara interna de la pierna progresivamente. back. Luego finalmente hacia atrás de la pierna hasta la base del pie. EVITAR: cepillar la parte interna del muslo.
Repetir el paso 3 en la otra pierna.

Compresión Articular
      
       La Compresión Articular debe ser completada de  8 a 10 veces sobre cada articulación.

       Los pies y  los dedos reciben 3 compresiones. Asegurarse que los dedos están relajados. No pellizque o apriete la piel cuando realice la compresión articular.

          Hombro: Coloque una mano sobre el hombro. Coloque la otra sobre la “cubriendo” el codo.

¡    Codo: Enderece el codo para que no esté torcido. Coloque las manos sobre ambos lados. Sólo apriete en ésta articulación. No jale.

 ¡    Muñeca: Coloque las manos sobre ambos lados. Sólo apriete en ésta    articulación. No jale.

       Dedos: Coloque sus dedos sobre el medio de la  articulación de cada dedo. Suavemente jale 3 veces. Repita para cada dedo sobre la mano. Luego repta los paso 1 -4 en el otro brazo.

    Cadera: Coloque una mano por detrás de la cadera y la otra mano justo por debajo de la rodilla. Empuje la articulación. No jale. Repetir para el otro lado.

       Rodilla: Extender la pierna. Colocar la mano sobre ambos lados. Sólo empujar hacia la articulación. Repetir en la otra rodilla.

  Tobillo: Colocar una mano en el tobillo y con la otra cubrir el talón. Empujar sobre la articulación.Repetir en el otro tobillo. Frecuencia: Cada 2- 4 horas como sea necesario.

(1)Articulo extraído de Autismo Diario (2008).Recuperado de http://autismodiario.org/2008/09/30/integracion-sensorial-en-el-nino-autista/

      

    

Deja un comentario